Los cruceros del futuro: hacia un “barco seguro”


Stefano Pastrovich, reconocido arquitecto y diseñador de yates con sede en Mónaco, explica a Cruising Journal algunas posibles soluciones a corto y largo plazo para la reanudación del mercado de los cruceros. Desde el uso de telas para las separaciones internas, hasta el concepto de barco como una “isla segura” y como destino mismo del viaje, una serie de pequeños y grandes cambios, tanto técnicos como estratégicos para navegar por el mar.

 

Nadie habría esperado ver que todos los cruceros del mundo detengan sus actividades, generalmente tan frenéticas, y esperen una solución que todavía hoy parece lejana de ser alcanzada. No hay duda de que todas las flotas volverán a navegar y que los cruceros volverán a ofrecer una forma de vacaciones que ha experimentado una gran evolución en los últimos años. Sin embargo, existen muchas dudas sobre las condiciones que deben respetarse, no solo para paliar la epidemia a la que nos enfrentamos, sino también para prevenir futuras. De hecho, además de luchar, el mundo tendrá que levantar las defensas contra la aparición de problemas similares.

Las compañías se encuentran hoy a la espera de las normas que estarán vigentes en los estados interesados por las escalas de cruceros, que esperamos sean lo más uniformes posibles, a fin de favorecer los equipos y las medidas que serán necesarias a bordo. Si, por un lado, es difícil pensar en revolucionar las prácticas y los ambientes en muy pocos días, por el otro, los daños económicos impulsan a la inmediata reanudación de los itinerarios.

De Stefano Pastrovich, dueño del homónimo estudio de arquitectura naval en Montecarlo, vienen algunos elementos de reflexión e hipótesis a corto y largo plazo para enfrentar el futuro de los cruceros a nivel mundial. El arquitecto, especializado en el diseño completo de yates de todo tipo y autor de tantos proyectos interesantes de cruceros, nos ilustró algunas de sus ideas sobre el concepto de un “nuevo barco” que tendrá que satisfacer las exigencias de una “nueva vida”, la que nos espera después del retorno de la emergencia pandémica. “Soy un arquitecto y lo que hago es analizar los problemas relacionados con las evoluciones sociales transformándolos en proyectos”, señala Pastrovich: “el arquitecto es un profesional que debe replantearse constantemente su trabajo. Debe reaccionar a las estimulaciones/crisis del presente y ofrecer soluciones para el hoy y el mañana. Pero también debe tener una visión a largo plazo”.

La necesidad es aumentar a bordo los objetos que pueden propiciar la separación, pero evitando que se perciba como un obstáculo al disfrute del crucero y una limitación invasiva. “La tecnología ayuda al Arquitecto y ofrece soluciones eficaces, eficientes y prácticas para resolver el problema del distanciamiento entre los pasajeros, sin alterar necesariamente el diseño de un espacio interno”. Una solución respaldada por Pastrovich es utilizar telas para crear separaciones internas en los ambientes de los barcos. El temido plexiglás, sobre el cual se han planteado algunas hipótesis, se evitaría por varias razones, incluidas las estéticas, económicas y ecológicas.

Las telas siempre han estado entre los protagonistas de los proyectos del arquitecto, que ha usado cortinas para definir los espacios en las embarcaciones, con la ventaja de controlar la luz, creando un ambiente acogedor sin aumentar el peso de los yates. Hoy, gracias a la experiencia ganada, Stefano Pastrovich cree que la tela puede ser una fuerte aliada para aumentar la protección a bordo de los barcos, de la misma manera que la tela de las mascarillas limita el contagio.

Una subdivisión de los espacios obtenidos gracias a la predisposición de las telas, como en las salas japonesas, por así decirlo, llevaría a implementar la eficacia y el gusto estético. Las telas son naturalmente fáciles de instalar y completamente esterilizables. Una solución, la propuesta por el arquitecto, que tendría un impacto económico no demasiado elevado, una realización bastante rápida y, sobre todo, una inversión no solo dirigida a la situación contingente, sino capaz de actuar como prevención también para el futuro de los cruceros. Cuando finalmente no será necesario, la tela se podrá reutilizar para otros fines.

Sin embargo, la gravedad de la situación que ha provocado el bloqueo completo de todos los itinerarios de cruceros nos lleva a considerar soluciones aún más drásticas. La falta de una vacuna, o de una cura exitosa, para el nuevo Covid-19, sugiere la necesidad de crear una especie de camino de seguridad, donde se eliminen las posibilidades de contagio por parte de los futuros cruceristas. “La tarea del arquitecto visionario – continúa Pastrovich – es elevar la perspectiva para observar los hechos, las cosas como desde un dron en vuelo para pensar no solo en nuevos barcos sino sobre todo en nuevas formas de crucero».

Pastrovich, por lo tanto, habla del barco para que sea percibido como una especie de “barco seguro”, una “isla segura” que, de ser el lugar más propenso a la difusión de contagios se convierte, por el contrario, en un entorno aislado y protegido herméticamente. “El barco me lleva a vivir experiencias en los lugares más bellos del Planeta. Es un mundo cerrado a la posibilidad de contagio, pero abierto a las emociones más profundas, únicas y satisfactorias”.

En esta circunstancia extrema, el pasajero certificado como negativo porque “aislado” en los días anteriores al crucero, es transportado por otros medios “certificados” al embarque para finalmente abordar un barco que se convertirá en destino mismo del viaje. Para mantener la protección a bordo, en el itinerario de tal hipótesis no habrá escalas en tierra, sino solo navegación panorámica y escalas en las bahías más hermosas, donde “bajar” al agua, tal vez, con el zodiac y otros medios directamente desde el “puerto deportivo” a bordo.

Serán barcos pequeños y medianos, diseñados para los nuevos viajeros del futuro que querrán sumergirse en la experiencia de la naturaleza y los panoramas mientras permanecen a bordo en un entorno seguro. Los barcos serán realizados con tecnologías destinadas a minimizar el impacto en la naturaleza, los ecosistemas, las comunidades, más respetuosos, diseñados teniendo en cuenta los diferentes ecosistemas del planeta en el que navegarán, para crear una relación simbiótica con la naturaleza, mientras permanecen a bordo. El clima y el paisaje alrededor del barco serán el escenario que amplificará la sensación del lugar.    

Stefano Pastrovich crea así una hipótesis que a primera vista puede parecer extrema, ya que revoluciona parcialmente el concepto del crucero original, el de viajar a tierras nuevas y desconocidas, y plantea una serie de problemas que naturalmente quedan por resolver: ¿la tripulación? ¿los costos del crucero? ¿los itinerarios disponibles? Sin embargo, no olvidemos que el concepto de barco como destino mismo de los cruceros no solo es un fenómeno ya desarrollado, sino también en continuo crecimiento en los últimos años. Barcos que ofrecen de todo, con atracciones, maravillosas suites, solárium, restaurantes hasta donde alcanza la vista…hoy en día ya se registran altos porcentajes de pasajeros que no desembarcan durante el itinerario del crucero. No solo eso: los barcos, en cuanto “destinos”, podrán distinguirse en sus conformaciones, en sus decoraciones, en sus servicios, satisfaciendo las necesidades de los huéspedes con gustos diferentes. Por tanto, Pastrovich propone modelos para los amantes de los destinos tropicales, de los ambientes alpinos, del lujo más clásico, de la vida submarina, etc.

Si bien la idea puede suscitar un debate, es cierto que, sin embargo, en el estado actual de emergencia médica, es probablemente un elemento a tener en cuenta especialmente en los pasajeros de mayor edad, de 65 a 70 años en adelante que, recordemos, son un componente de gran importancia entre los pasajeros de cruceros. Su exposición a situaciones de riesgo como las que aún podrían persistir incluso después del final de la fase más aguda de la emergencia, podría evitar que volvieran a viajar. “El barco será una visión de la belleza del mundo, más que un medio de transporte”, señala el arquitecto, que no oculta el alcance de los cambios:

Me doy cuenta de que esta forma de concebir el barco y el crucero pueden desorientar, pero no estoy expresando un juicio de valor: simplemente estoy comunicando la visión de un escenario posible, pero también probable. Este es un cambio al que nos acostumbraremos. Es algo similar a lo que sucedió en todo el mundo cuando los arquitectos visionarios comenzaron a diseñar los “no lugares” como los centros comerciales, aparcamientos, multicine o reconvertir las áreas portuarias y almacenes industriales.

La solución de Pastrovich, con las mejoras que la experiencia de las compañías de cruceros posee y de acuerdo con las directivas sanitarias mundiales (que aún no tenemos sobre este tema) podría servir de impulso hacia una solución que seguramente se parecerá a la de un barco que actúe como un “ambiente seguro”.

Si la hipótesis del uso de telas como separaciones físicas estéticamente aceptables y perfectamente desinfectables es factible en todos los tipos de barcos y para cualquier tipo de público, crear rutas seguras de embarque y de permanencia a bordo sin escalas, como en la segunda hipótesis del arquitecto, es algo que se aplicará sobre todo a los barcos más pequeños, probablemente del segmento de lujo. Por lo tanto, no para todos, desafortunadamente. Pero si viajar con extrema seguridad tal vez, para las personas mayores, significara un crucero menos pero más agradable y seguro, ciertamente habría que pensarlo. Cambios que deben ser metabolizados, por supuesto, pero que, al igual que como otras circunstancias de excepción, simplemente podrían convertirse en normalidad.

Al principio parecía absurdo y quizás aberrante manejar un automóvil para ir de compras a un “no lugar” fuera de la ciudad. Pero sucedió y hasta hace unos meses fue la maravillosa normalidad que un virus nos arrebató. La tarea del arquitecto, que es un visionario contemporáneo, es ver ese futuro, diseñarlo es decir proyectarlo, hacerlo hermoso, es decir, funcional, útil, responsable. “Un nuevo concepto de lujo, en la práctica, que se convierte en sinónimo de libertad con seguridad”.

Desde el estudio Pastrovich, impulsos interesantes hacia soluciones a corto y largo plazo, de las cuales no se podrán alejar demasiado para poder no solo reanudar los viajes, sino también pensar en un futuro más seguro, que hemos aprendido de la emergencia actual, así como soluciones, mejores métodos de prevención. El arquitecto declara que quiere investigar “los cimientos de una nueva estructura sobre la cual diseñar una nueva nave que corresponda a la nueva vida que desde la llegada de COVID-19 ha abierto las puertas a una nueva era”.

Está claro que no todo se podrá lograr en los detalles explicados, pero estas hipótesis podrían actuar como una guía hacia una predisposición consciente y calibrada del futuro del mercado de los cruceros a nivel mundial. Es decir, podrían representar una “visión global” que, en palabras de Pastrovich, es “un faro que indica la dirección”, aunque teniendo en cuenta que “durante el viaje pueden suceder muchas cosas”.

 

Gabriele Bassi

Comments

Recientes reportajes